Revisiones Pre-Fórum Barcelona 2004:

Atrás

Sao Paolo

Inauguración oficial del seminario


9. La inauguración oficial empezó con las palabras de la Dra. Monica Allende Serra, presidenta de Arte Sem Fronteiras (ASF), quien agradeció a los
co-organizadores, la Fundación Interarts y el Forum Universal de las Culturas de Barcelona 2004, así como al Banco Interarmericano de Desarrollo, UNESCO, Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura y SESC Sao Paolo por la celebración del seminario. Ella dio la bienvenida a los participantes, invitó a crear un diálogo fructífero y destacó la importancia de resultados prácticos e implicaciones en este tercer y último seminario del ciclo de conferencias organizadas por ASF en América Latina bajo el lema: Cultura y Políticas Públicas para el Desarrollo. Así mismo destacó que: “la diversidad cultual es uno de los pilares de la economía del desarrollo, equivalente a la importancia que recibe la diversidad ecológica para la generación de riqueza y prosperidad”.
Ella también hizo hincapié en la cooperación, la conexión entre la lógica del desarrollo económico y los principios éticos y la capacidad del
ciudadano para tomar responsabilidades de las acciones propias y de la comunidad sin apoyar completamente las iniciativas de la administración
pública.

10. La Asociación Internacional Arte Sem Fronteiras (ASF) tiene como objetivo promover el papel de la cultura en los procesos de desarrollo en la región y crear condiciones para la acción cultural que conlleven implicaciones prácticas. El fin es situar la cultura en un papel central junto con los sectores económicos y sociales. ASF quiere fortalecer la integración para América Latina a través del estudio crítico de las estrategias para la preservación de la diversidad cultural. A través de sus acciones, ASF destaca la necesidad de presentar implicaciones prácticas de la articulación de los derechos culturales a nivel local, regional e internacional.

Después de las palabras de la Dra Serra, el Quarteto Amazônia interpretó tangos de Astor Piazzolla.

11. La Secretaria de cultura del estado de Sao Paolo, Claudia Costil dio la bienvenida al seminario y a los expertos internacionales. Hizo un llamamiento para lograr implicaciones prácticas de la intervención cultural en las situaciones de conflicto de la vida diaria. Destacó la importancia de la intervención cultural en los problemas relacionados con la región, especialmente con la violencia urbana y el al alto índice de criminalidad. Presentó como ejemplos positivos los proyectos en las zonas marginales de Sao Paolo donde los proyectos sociales han podido ofrecer estilos de vida alternativas a la gente joven a quién el entrono de bandas armadas y violencia criminal han sido las únicas vías de escape ante la pobreza.

12. José Mindlin, miembro de ASF, destacó la importancia del encuentro y el diálogo, y puso énfasis en la aceptación de la cooperación cultural como vías hacia un mejor entendimiento entre las personas. Su presentación fue espontánea en vez de una presentación escrita. Expresó la importancia de escuchar las diferentes opiniones y puntos de vista y la importancia que la cultura y la expresión ofrecen para el bienestar de todos. Destacó el papel de ASF al crear espacios para el arte sin prejuicios y la colaboración transfronteriza.

13. Danilo Santos de Miranda, director de SESC dio la bienvenida a todos a la sede de SESC y a Sao Paulo donde se iba a celebrar el Forum Cultural Mundial en un par de meses. Su intervención puso el acento en los objetivos del Forum y el concepto de diversidad. Destacó también la importancia de organizar el seminario en Sao Paulo y las implicaciones que el seminario podría tener en relación con el Forum Cultural Mundial.

14. Rita Sorio, representante del Banco Interamericano de Desarrollo, agradeció el trabajo de todos los organizadores y expresó los compromisos que su organización tiene con la cultura. A su vez, destacó que reconocer y respetar las distintas formas de la diversidad forma parte de los objetivos fundamentales del Banco que tiene una larga historia ofreciendo apoyo a las artes y las expresiones culturales en la región latinoamericana. También agradeció a ASF la serie de seminarios que han organizado y puso énfasis en la importancia de los resultados de este seminario.

15. Jurema Machado, representante de UNESCO agradeció a los organizadores la celebración del seminario e invitó a los participantes a construir un diálogo productivo. UNESCO Brasil tiene una alianza permanente con ASF y juega un papel importante en la diseminación de los principios e ideas de UNESCO. La Dra. Machado destacó que ASF realiza acciones de este tipo de forma regular, continuada y consecuentemente.

16. Daniel González, representante de la OEI, Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura realizó agradecimientos a los organizadores y destacó la importancia de estudiar la diversidad y los derechos culturales en el contexto latinoamericano. Expresó el interés de su organización en formar parte en la elaboración de ideas e iniciativas para el desarrollo y el bienestar de las comunidades.

17. Alfons Martinell de la Fundación Interarts agradeció a los organizadores y al Forum Cultural Mundial el haber hecho posible este seminario y destacó la importancia de la integración de los derechos humanos, incluyendo los derechos culturales, en el diseño de todas las políticas públicas. Se refirió a la serie de seminarios organizada por ASF y destacó la importancia de estudiar la diversidad y los derechos culturales en el contexto latinoamericano. Además, puso énfasis en la importancia de cubrir el ‘gap’ entre las políticas públicas y los derechos humanos para facilitar la gobernabilidad que fomenta la dignidad humana y la no-discriminación.

Presentación Inaugural: Observaciones sobre los Derechos Culturales en América Latina

18. El ponente de la presentación inaugural fue Juan Luis Mejía, ex ministro de cultura de Colombia. Empezó su presentación con una referencia al trabajo de Jesús Prieto de Pedro sobre los tres pilares que forman la base del desarrollo de los derechos culturales. El primer pilar son los derechos de autor ya que representan algunas de las legislaciones previas y siguen el marco jurídico internacional marcado por la Convención de Berna de 1886. El segundo pilar está relacionado con el patrimonio cultural que incluye también museos, bibliotecas y archivos; y el tercer pilar es relativo a las industrias culturales, una derivación de la legislación en prensa que la mayoría de los estados constitucionales adoptaron durante el siglo XIX. Dentro de la estructura del desarrollo legal, los derechos de propiedad intelectual son los más antiguos y los que “más jurisprudencia y doctrinas han generado”. El Dr. Mejía acordó que los derechos culturales pertenecen a la segunda o tercera generación de los derechos humanos y requieren un papel activo del estado para poder garantizar su disfrute así como también una acción internacional para la salvaguarda del desarrollo, la paz y la protección del medio ambiente.

19. El Dr. Mejía indicó que las primeras referencias a los derechos culturales en América Latina fueron vinculados a los derechos de la propiedad intelectual o los derechos de autor. La primera acción legal de 1834 sobre la literatura y la propiedad artística fue la ley chilena. En el siglo XIX, muchos países latinoamericanos hicieron acuerdos bilaterales con España sobre temas relacionados con la protección de la propiedad intelectual. Posteriormente se han elaborado varios acuerdos internacionales sobre el tema, incluyendo la Convención de Ginebra de los Derechos de Autor del 1952.

20. El derecho de participar en la vida cultural está mencionado en el Artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y contiene diferentes formas de participación desde la expresión a la creación, la educación y la participación hasta los procesos de toma de decisiones. Un aspecto importante de la participación es acceder a diferentes actividades desde las actividades artísticas a la cultura social.

21. El Doctor Mejía indicó que los derechos complementarios al derecho a la cultura y participación mencionados en la Declaración Universal son el derecho a la educación y a las libertades de pensamiento y de expresión. Hizo referencia a la Declaración Universal como punto de partida en el diseño e implementación de la institucionalización de la cultura que dio paso a la creación de las políticas culturales. El doctor también hizo alusión al ex Director General de la René Maheu quien reconoció que el derecho a participar y acceder a la vida cultural son características fundamentales de un estado moderno. Asimismo, citó también al ex ministro francés de cultura, Jacques Duhamel, quien señaló la cultura no sólo como un principio de gobernabilidad, sino también como “una posibilidad de intercambio común, investigación y disfrute”.

22. Muchas constituciones de América Latina del siglo XIX y parte del siglo XX contienen menciones implícitas a la cultura, pero muchas han evitado hacer referencia directa a ello para conformar la idea de un estado homogenizado e igualitario donde las minorías no tienen una representación política. La diversidad se consideraba como un obstáculo para el progreso y el desarrollo, y la cultura como una forma sólida para expresar el mundo. En la tradición política de América Latina, el Estado y la Cultura tenían una fuerte vinculación que alimentaba la idea de una identidad nacional homogenizada. El Estado se consideraba el motor y el protector de esta identidad y no fue hasta la implementación de las distintas políticas públicas enfocadas a esta tarea que las preguntas sobre la validez de este concepto comenzaron ha emerger; además de la globalización, que también contribuyó al despertar de muchas identidades minoritarias y comunitarias. El estado-nación como una unidad homogénea empezó a perder su validez.

23. El Dr. Mejía anotó que “los movimientos sociales dieron un empuje a los procesos de reconocimiento y a apreciación de las formas ancestrales de ver y expresar el mundo”.

Muchas constituciones lationaoamericanas, formadas después de la independencia, empezaron a reconocer el hecho que los estados miembros son marcos para la diversidad de las culturas que existen en el mismo territorio. En el continente americano, la primera constitución en reconocer la diversidad del estado como la base de este fue la Constitución Canadiense en 1984. Sin embargo, algunos escritores cuestionan la translación de modelos a diferentes contextos porque fortalecer la diversidad y la diferencia puede resaltar la marginalización en lugares dónde las necesidades básicas no están cubiertas.

Además, aunque la diversidad está cada vez más reconocida a nivel jurídico, la acción política ha sido mucho más lenta. Según el Sr. Mejía, las
políticas culturales deberían reconocer y fortalecer el diálogo intercultural y respetar la diversidad en lugar de promover identidades hipotéticas.

24. El Dr. Mejía sugería la re-conceptualización de ciertos temas, tales como el patrimonio cultural que debería pasar a llamarse multiculturalismo.
Por ejemplo, en América Latina la mayoría de los lugares que son patrimonio de la humanidad pertenecen a sitios pre-colombinos o coloniales. De la misma manera, el acceso a los bienes culturales no debería incluir únicamente el
acceso a los servicios y las prácticas culturales existentes sino también el acceso a la creación, recreación y transformación de lo cultural. La
participación de no debería incluir sólo el acceso a servicios sino a los procesos de decisión, y formulación y diseño de políticas culturales. Así
mismo, según el Dr. Mejía los derechos culturales son principalmente derechos colectivos donde: “las comunidades son los dueños de los derechos
desde la lengua hasta la auto-determinación a través de la representación.
El problema que emerge es la dificultad en definir dicha comunidad.

25. Una de las razones por las que la protección de los derechos culturales no está bien cubierta en América Latina es la debilidad y la crisis del estado-nación que se dan manera simultánea al creciente reconocimiento de la diversidad y una seria crisis económica. “Mientras las constituciones proclaman un nuevo papel para la cultura en la sociedad, las políticas económicas debilitan una institución cultural precaria, bloqueada en el pasado cuestionando un estado que no existe y que en su debilidad no puede moverse hacia delante, hacia una reconfiguración efectiva de la sociedad”. Al mismo tiempo, las comunidades culturales sí pueden moverse y progresar a pesar de la ineficiencia del estado. Por lo tanto, el Dr. Mejía dice que la América Latina de hoy está compuesta más por sociedades que por estados.

26. Uno de los puntos centrales en el reconocimiento de los derechos culturales son los derechos de la propiedad intelectual; centrales en las negociaciones bilaterales y multilaterales de comercio. En el 2001 las industrias culturales formaron 4,5% del PNB en MERCOSUR cuando en los Estados Unidos fue 7,8%. La dificultad en el desarrollo de la acción legislativa es la diversidad de las aproximaciones de los estados. Algunos de los estados reconocen los derechos de autor en términos morales para limitar la explotación económica y otros se desvinculan de cualquier ley moral de patrimonio. El Dr. Mejía hizo un llamamiento a la Convención de la Diversidad para abordar este asunto con claridad y consenso.


Subir



Galería de imágenes:

Teixeira Coelho & Annamari Laaksonen. Photo Marcelo Soubhia
Alfons Martinell & Monica Allende Serra. Photo Marcelo Soubhia
Alfons Martinell. Photo Marcelo Soubhia
Closing session. Photo Marcelo Soubhia
Teixeira Coelho & Annamari Laaksonen. Photo Marcelo Soubhia
Participants. Photo Marcelo Soubhia
Annamari Laaksonen, Tício Escobar & Alfons Martinell. Photo Marcelo Soubhia
Presentation of the Forum Cultural Mundial of Sao Paolo
Yvonne Donders & Annamari Laaksonen. Photo Marcelo Soubhia
Alfons Martinell & Monica Allende Serra. Photo Marcelo Soubhia
Annamari Laaksonen, Tício Escobar & Alfons Martinell. Photo Marcelo Soubhia
Alfons Martinell & Yvonne Donders. Photo Annamari Laaksonen
Photo Annamari Laaksonen
Yvonne Donders & Annamari Laaksonen