Fórum Barcelona 2004 :


El primer congreso internacional sobre derechos culturales: el Diálogo sobre Derechos Culturales y Desarrollo Humano, se celebró entre los días 24 y 27 de agosto del 2004 en Barcelona, en el marco del Fórum Universal de las Culturas Barcelona 2004. Coorganizado por la Fundación Interarts, la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), la UNESCO y el mismo Fórum Barcelona 2004, el evento contó asimismo con la colaboración de la Oficina del Informe de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. A lo largo del diálogo, se dieron cita más de 80 ponentes provenientes de más de 40 países, unas 700 personas participaron en las distintas sesiones y escuchamos unas 80 presentaciones tanto en sesiones plenarias como en los talleres de participantes invitados de 43 países diferentes de los cinco continentes.

Para la Fundación Interarts, la celebración del diálogo fue una gran satisfacción. A la vez fue un gran logro después de un largo camino de muchos años de trabajo que empezó Eduard Delgado para enseñar que los derechos culturales y el papel de la cultura en el desarrollo humano son indispensables. Los resultados del diálogo fueron convincentes porque se logró fomentar un intercambio internacional en el ámbito cultural y la participación de diversos agentes, con una fuerte representación de la sociedad civil. A lo largo del diálogo se fomentó la idea de que la sociedad civil debe hacer oír su voz y movilizarse alrededor de los valores culturales para promover un mejor entendimiento de los derechos culturales y del papel de la cultura en el desarrollo. Hubo un consenso de que esta responsabilidad debería ser compartida y contar con las necesidades de desarrollo que definen las propias comodidades locales.

Uno de los objetivos de la Fundación Interarts desde sus comienzos en el año 1995 ha sido llegar a ser una plataforma de encuentro, intercambio e investigación y de despertar inquietudes. Los resultados demostraron que fue importante celebrar este diálogo, el primer congreso internacional sobre los derechos culturales y el desarrollo humano. En el ámbito del desarrollo no todos entienden la importancia de la cultura. La cultura ha sido siempre el pariente pobre en los presupuestos de cooperación, y los resultados del diálogo demostraron las inmensas necesidades que hay que cubrir para que la cultura sea una base de desarrollo. Esta responsabilidad nos pertenece a todos.

El diálogo fue una continuación del trabajo realizado en el ámbito de derechos e indicadores culturales que la Fundación Interarts ha llevado a cabo durante muchos años. Eduard Delgado, fundador de Interarts, fue un innovador en ideas y un maestro en construir redes con conexiones poco habituales. El papel de la cultura y su importancia en el bienestar de las personas, y la protección de la cultura y de los derechos culturales de las personas fueron siempre especiales pasiones para él. Participó en muchos foros, seminarios y proyectos internacionales sobre estos temas y fue el impulsor de la Carta de los Derechos Culturales de los Ciudadanos y las Ciudadanas de Barcelona, que la Fundación Interarts elaboró conjuntamente con el Instituto de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona en el 2002. Esta Carta fue la consecuencia de un proceso de consultas y de participación de la sociedad civil para articular los elementos fundamentales que permiten construir un espacio de convivencia cultural compartido. Del proceso de la carta nació la idea de llevar el debate a un nivel aún más elevado, hacia la sociedad civil global, invitando a los diferentes actores de esta sociedad civil y las organizaciones internacionales a tomar parte en él.

El diálogo perseguía tres objetivos generales: ofrecer información, compartir experiencias y movilizar lo que a veces se considera un sector muy fragmentado. La opinión dominante es que logramos estos objetivos. El diálogo ambicionaba atraer intereses transversales combinando la presencia de especialistas y de académicos con la de artistas y trabajadores del sector cultural y con la del personal de organizaciones internacionales, investigadores, autoridades locales, ciudadanos y estudiantes. Por la riqueza de las presentaciones, representación de regiones, ideas, temas y profesiones, se puede considerar que el diálogo logró ser un encuentro único para tratar asuntos de esta importancia.

Los objetivos principales fueron, por un lado, contribuir a la redefinición del derecho de participar en la vida cultural, de acuerdo con el debate en el curso de las Naciones Unidas y a partir de la firma de este derecho en el pacto Internacional sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. A lo largo del diálogo, distintas aportaciones, tanto de organismos intergubernamentales como de académicos y representantes de la sociedad civil, abordaron los elementos clave de esta reflexión, incluida la relación entre los derechos culturales y las otras dimensiones de los derechos humanos. Además de la afirmación de que los derechos culturales forman parte íntegra de los derechos humanos, los participantes coincidieron en la creencia de que ninguna práctica cultural debe infringir los derechos humanos y que estos tienen a su vez dimensiones culturales muy evidentes.

Por otro lado, el dialogo dedicó su atención se centró en la viabilidad de definir y construir indicadores que permitan evaluar la contribución de la cultura al desarrollo humano. Pese al creciente reconocimiento de la importancia de la cultura en la calidad de vida y a en la inclusión de los aspectos culturales en algunas reflexiones sobre desarrollo, lo cierto es que los intentos hechos hasta el momento para establecer pautas
transferibles de medición mediación/ sobre cultura y desarrollo han encontrado un éxito variable. La reciente publicación del Informe sobre Desarrollo Humano 2004 del PNUD, que por primera vez se centra en la relevancia de la libertad cultural para el desarrollo humano es un paso destacable. Este volumen fue presentado en Barcelona por su directora, Sakiko Fukuda-Parr. Junto a ella, a lo largo del evento, También, se invitó a los participantes a aportar posibles indicadores, y políticas y buenas prácticas que sirvieran para interpretar mejor el modo en que la diversidad,
el acceso, la y participación en la cultura, la creatividad o la educación artística se relacionan con el desarrollo humano.

En el diálogo pretendíamos acercar el derecho internacional público a las realidades de las comunidades culturales. Queríamos ver cuáles son las prioridades que tienen estos grupos culturales y las personas relacionadas con los derechos culturales. No buscamos solo un discurso amplio y teórico sobre las diferentes definiciones sobre qué es cultura y sus dimensiones en relación con los derechos humanos y el desarrollo, sino un diálogo entre distintos actores para movernos hacia resultados concretos.

Durante el diálogo escuchamos unas 80 presentaciones tanto en sesiones plenarias como en los talleres de participantes invitados de 43 países diferentes de los cinco continentes.

Tras el curso del diálogo, se hicieron llamamientos para que el sector cultural empiece a identificarse con los retos a que se enfrenta el desarrollo humano: la pobreza, los conflictos, la democracia… la noción de que los principios de los derechos culturales dependen de otros derechos humanos así como también los Objetivos del Milenio. Otro de los resultados fue el posicionamiento sobre la necesidad de integración del sector cultural en otros campos. El diálogo tuvo abundancia de puntos de vista, opiniones compartidas entre representantes de diferentes continentes, y un sinfín de ideas, conocimientos y experiencias enriquecedoras.

Finalmente, se opinó que la cultura y la educación deberían estar mucho más vinculadas a las políticas de desarrollo. Se dijo que las raíces de la exclusión social deberían ser combatidas a la vez que se combate la exclusión económica y social.

Más allá de las reflexiones, el Diálogo sobre Derechos Culturales y Desarrollo Humano definió una agenda de valores y de acciones de seguimiento que, siguiendo los principios en él establecidos, deberá apostar por la cooperación entre sectores y la corresponsabilidad. Del mismo modo que en otras áreas de la conciencia social, como el medio ambiente, el diálogo vio nacer una plataforma global para la cultura en torno a unos valores compartidos y a la voluntad de garantizar intercambios equivalentes y diversos. De este modo, se identificaron una serie de acontecimientos en distintas regiones del mundo sobre los que se seguirá debatiendo como la diversidad y la participación cultural en tiempos de globalización. Además, se afirmó la necesidad de incrementar la información disponible sobre los temas de análisis y se apostó por fomentar el trabajo en red.

La fundación Interarts espera que los resultados del diálogo contribuyan a que los derechos culturales tengan una mayor presencia en las reflexiones sobre políticas culturales y sobre la cohesión y participación sociales. Desde el principio del proceso, sentimos que el diálogo era sólo un paso, aunque un paso muy importante y visible a largo plazo. En el proceso se celebraron varias reuniones de consulta en diferentes partes del mundo para recoger información y planteamientos diversos sobre los aspectos tratados. De igual modo, el cuestionario sobre las percepciones regionales de los derechos culturales distribuido en todo el mundo ha podido añadir información importante en el conocimiento de las realidades culturales y el entendimiento de los derechos culturales. Para Interarts es importante seguir trabajando con estos temas y esperamos que, tomando como base los principios que guiaron el diálogo, las medidas e iniciativas lleguen a ser responsabilidad compartida de un amplio grupo de agentes: una plataforma extensa de interlocutores que deseen promover el reconocimiento de los derechos culturales y recoger información para aumentar la concienciación sobre el papel de la cultura en el desarrollo.



ROSA MARÍA CARRASCO, Presidenta de la Fundación Interarts


Subir

Descargas asociadas:

Coordinación del Diálogo / Comité Internacional

Octubre 2007

Descargar

Informe final del Dialogo de Derechos Culturales y Desarrollo Humano

Octubre 2007

Descargar

Indicadores culturales en África

Octubre 2007

Descargar

El marco legal del derecho a participar en la vida cultural - Yvonne Donders

Octubre 2007

Descargar

Informe final en portugues

Octubre 2007

Descargar

Le cadre juridique du droit à participer à la vie culturelle - Yvonne Donders (en francés / en français)

Octubre 2007

Descargar


Galería de imágenes:

Presentación. Annamari Laaksonen & Luis Enrique Vega. © Fòrum Barcelona 2004/Miquel González Presentación. Annamari Laaksonen, Luis Enrique Vega & Greg Richards. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Miquel González Presentación. Greg Richards. C Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Miquel González Inauguración. Alfons Martinell. Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Inauguración. Azza Karam. Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Inauguración. Katerine Stenou. Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Inauguración. George Yúdice. Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Inauguración. Luis Enrique Vega. Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Inauguración. Robert Palmer. Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Rueda de prensa. Sakiko Fukuda-Parr © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Rueda de prensa. Alfons Martinell. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Rueda de prensa. Alfons Martinell © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Rueda de prensa. Katerine Stenou. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Rueda de prensa. Katerine Stenou. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Rueda de prensa. Sakiko Fukuda-Parr © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Rueda de prensa. Yvonne Donders, Annamari Laaksonen, Stephen Marks © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Rueda de prensa. Yvonne Donders © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Rueda de prensa. Stephen Marks  © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Sesión: Cultura y desarrollo. Lupwishi Mbuyamba. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Sesión: Cultura y desarrollo. Alinah Segobye © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Sesión: Cultura y desarrollo. Alinah Segobye © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Sesión: Cultura y desarrollo. Masayuki Sasaki © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Sesión: Cultura y desarrollo. Johan Galtung © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Sesión: Cultura y desarrollo. Lupwishi Mbuyamba. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Sesión: Cultura y desarrollo. Máté Kóvacs © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/Agustí Argelich Sesión: Derechos culturales. Luis Enrique Vega. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales.  © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales. Miloon Kothari. Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales. Miloon Kothari. Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales. Nawal El Saadawi. Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales.  Nawal El Saadawi. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales.  Nawal El Saadawi. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales. Stephen Marks  © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales. Stephen Marks  © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales.Yvonne Donders © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión: Derechos culturales.Yvonne Donders © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión final. Annamari Laaksonen. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión final. Annamari Laaksonen. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión final. Robert Palmer. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión final. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Sesión final. Robert Palmer. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. Rosa Maria Carrasco. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. Leire Pajín. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. François Nizery. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. François Nizery. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. Edgar Montiel. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. Edgar Montiel. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Clausura. © Fundació Fòrum Universal de les Cultures. 2005/ Joan Roca de Viñals Pep Bou.